EL GRAN DILEMA: ELEGIR TACONES

IMG-20170817-WA0028
¡Hola hola!
Ya estamos aquí una semana más. ¿Qué tal la vuelta al mundo real? ¿O eres de las que aún no se ha ido? Nosotros ya estamos a pleno rendimiento, hemos cargado bien las pilas este verano 😎
Esta semana, como ya empezamos con la nueva temporada, te traemos unos tips para escoger el tacón perfecto para ti. Ten en cuenta lo que decimos siempre:
Para lucir no hay que sufrir
Tenemos diferentes frentes abiertos a la hora de elegir un tacón, así que vamos a desglorsarlos. ¡Arrancamos!
MORFOLOGÍA
Como ya sabes, sobre nuestros pies recae todo el peso del cuerpo, por lo que son una de las partes más sensibles y debemos cuidarlos.
En este apartado entran en juego tres factores:
  1. El tamaño de tu pie. Si te pones un taconazo en un pie pequeño (como el mío 😋), éste quedará más vertical, es decir, tendrá una postura más incómoda que un pie más grande, por lo que tendrá más presión.
  2. Peso. Puede parecer una obviedad, pero cuanto más pesamos más presión les hacemos soportar a nuestros pies. Si a esto le añades unos tacones de infarto, en teoría notarás que aguantas menos tiempo con ellos puestos.
  3. Estatura.  Hay que olvidarse de los topicazos de “uy, que bajita eres, ponte taconazos que vas a estar más guapa” o “con lo alta que eres ¿para qué te pones tacones?” Cada uno que se ponga lo que quiera 😉. Eso sí, hay que tener en cuenta el no verse desproporcionada, ya que seguro que alguna vez has visto a alguien con unos taconazos y has pensado ‘qué rara la veo🤔’. La clave está en la proporción. 

ESTÉTICA
Hay tantos modelos, hormas y formas en el mercado que puedes volverte realmente loca buscando tu zapato ideal. Lo que hay que tener en cuenta es: la plataforma (o la ausencia de ella), la punta, la planta, el piso, la altura del tacón y los detalles que traigan, ya que a veces son muy bonitos, pero incómodos.
  • La plataforma. Marcará la diferencia sin ninguna duda. Disminuirá la presión de tus pies, y una cosa es cierta, ¡a las bajitas nos sientan muy bien!
  • Anchura del tacón.  Cuanto más ancho sea, más cómodo será. Te aportarán más estabilidad, al contrario que los tacones finos o de aguja, que aunque te hacen la pierna más sexy ya que estilizan mucho, hay que tener mucho arte para no parecer un pato 😅
  •  La punta. Esto ya lo comentamos en el post ¿Qué me pongo? y es que dependiendo de la forma de tu pie, te irá mejor una punta redondeada, cuadrada…
  • La planta. Súper súper importante. Cuanto más acolchada, mejor. Os he dicho en alguna otra ocasión lo de las plantillas Memory Gel Confort, pero realmente marca la diferencia. Yo no estoy acostumbrada a ponerme tacones porque me acaban doliendo mucho los pies, pero con éstas plantillas y un poco de plataforma, aguanto sin problema.
  • El piso. Aunque no le demos mucha importancia, la tiene. No es lo mismo pisar sobre un piso de goma, que absorbe el golpe y amortigua la pisada que sobre otros materiales, ya que no lo absorbe y lo sufre nuestro cuerpo.
A todo esto, debemos añadir un detalle curioso. Dicen que lo ideal es comprar zapatos por la tarde, y te preguntarás ¿Y eso por qué? Pues tiene su lógica:
A lo largo del día, nuestros pies se van hinchando, por lo que si te pruebas unos zapatos a esas horas tendrás menos probabilidades de que te hagan daño y los notes justos.
Espero haberte aportado algún que otro tip que te pueda ser útil. No olvides que si quieres, puedes comentar 😊
Un abrazo y ¡nos leemos!

Comentarios

POPULARES