¿ROZADURAS? NO, GRACIAS¿ROZADURAS? NO, GRACIAS


¿Quién no las ha sufrido alguna vez? Rozaduras, ampollas… Esos “pequeños detalles” que te fastidian los pies y el poder ponerte el calzado que tanto estabas deseando ¡por no hablar del daño que nos hacen!.
¡Muy buenas! Ya estamos aquí una semana más y hoy para hablar de un tema que nos compete a todos. Hombres, mujeres, niños, niñas… nadie se libra. Por ello, vamos a intentar darte unos consejitos que pueden ser realmente útiles para intentar evitar a estas molestas compañeras (sobre todo) de verano. Pero ¿por qué? ¿Qué les hacemos taaaan malo a nuestro calzado como para que nos lo recompensen así? ¡Si les compramos con toda nuestra ilusión! 😉
Arrancamos:
Uno de los factores que más influye en primavera y verano es el calor. Los pies pasan a estar completamente cubiertos (por varias capas, todo hay que decirlo) a ir casi desnudos, lo que hace que estén más sensibles. Se hinchan, hay más humedad, ya sea por el ambiente, por el sudor… porque ¿Sabías que tenemos unas 250.000 glándulas sudoríparas en los pies? pero no te desesperes, vamos a verle el lado positivo y es que siempre hay algo podemos hacer (eso sí, la prevención es fundamental).

HACER EL CAMBIO PROGRESIVO

Lo ideal sería que hiciésemos el cambio de zapato cerrado a abierto de manera progresiva, aunque sabemos que esto es complicado. Un día hace fresco, al día siguiente te derrites y ¿cómo no vas a estrenar tus amadas sandalias si llevas días o semanas con ellas en casa?

TIRITAS

Tiritas Tus grandes aliadas. Siempre es aconsejable llevar en el bolso porque sacan de muchos apuros. En este caso, dicen los expertos que si en las primeras puestas nos colocamos una tirita en nuestros puntos críticos (donde solemos tener rozaduras, como deditos pequeños, talón, hueso del tobillo…) evitaremos que hasta que el pie se aclimate, nos rocen.

HIDRATACIÓN

Hay que hidratarse los pies (y el cuerpo en general) tanto en invierno como en verano. No estamos diciendo que te embadurnes en crema, básicamente porque ¡no queremos que te resbales! ¿Nunca te ha pasado? Te echas un poco crema de más en los pies y podrías hacer patinaje artístico sin patines jajaja
Todo en su justa medida. Lo mejor es utilizar una crema hidratante que sea ligera y de rápida absorción. Los puntos estratégicos son planta, empeine y talón para hacer que estén más elásticos y resistentes (además de ayudar a la no aparición de grietas en los talones, que no está de más).
También podemos hidratar un poco el calzado por dentro, siempre dependiendo el material o color, ya que en algunos casos pueden quedar manchas y no es lo que queremos y utilizando muuuuy poca cantidad de crema. Las zonas estratégicas son las costuras y los bordes.

TALLA CORRECTA

Aunque te sorprenda, pasa. Hay personas que no llevan (por el motivo que sea) la talla adecuada, ya sea grande o pequeña, lo que aumenta la posibilidad de rozaduras y ampollas. Siempre que tengas dudas, pide asesoramiento a las personas que estén trabajando en tienda, ya que al menos en nuestro caso, te atenderemos y asesoraremos con mucho gusto 🙂

SECARSE BIEN LOS PIES

toalla

Una obviedad, ¿no? Pero hay que hacerlo. Entre los dedos, la zona de las uñas, las plantas… Con esto ayudamos a evitar las infecciones, hongos y rozaduras.

USAR CALCETINES

“Buf! es que hace tanto calor…” No pongas excusas, ahora hay multitud de calcetines tan finos que se transparenta el pie por completo (tipo Pinkies) y son tan bajitos que son imperceptibles con multitud de calzado.

POLVOS DE TALCO

polvostalcoLos de toda la vida. Los que antes se usaban para todo. Los mismos. Lo que hacen es disminuir la humedad causada por el sudor de los pies, lo que hace que haya menos fricción y por tanto, menos rozaduras.

FRÍO

Si, lo que lees. Dicen que meter el calzado en el congelador durante un par de horas en una bolsa de plástico puede hacer que al sacarlos, aprovechando esa humedad, se adapten a nuestra horma.
También hay otra opción que es meter una bolsita hermética con agua (hasta la mitad aproximadamente) dentro de cada zapato, para que así cuando se congele, se dé un poco de sí el zapato. Ésto pasa por que el agua al congelarse, aumenta de tamaño y genera presión.

PERIÓDICO

periodicodigitalEl truco de toda la vida. Hacer bolitas de papel de periódico e introducirlas en el calzado durante un par de días. Cuánto servicio nos hace el periódico ¿verdad? Lo leemos, lo usamos para limpiar cristales (si aún no lo has probado, no esperes más, es mejor que cualquier bayeta)…
Espero que te puedan resultar útiles y recuerda, lo ideal es ponerse el calzado por casa unos días antes de sacarlos a la calle, para irnos acostumbrando.
Y para acabar una curiosidad ¿sabías que las chanclas “Hawaianas” que todo el mundo (o casi) tenemos aunque solo sea para bajar a la playa o andar por la pisci están inspiradas en las típicas sandalias japonesas?
Un abrazo y ¡nos leemos! 🙂

Comentarios

POPULARES